lunes, 13 de febrero de 2012

viajes


Me explica -a la gente le gusta explicarse- cómo hizo para sobrevivir tantos años en la mierda. Desfilan galería de personajes en ese relato. Yo miro – más que escuchar- y las palabras dibujan recorridos. No hace falta que nos interese la vida del otro, salvo en el punto de llegar a tener una imagen. Esa imagen bien puede ser un mapa. Una imagen acústica –la palabra dicha- que transporta recorridos.

Una vez conocido el recorrido, es como tener un mapa. Como decir “anduve por aquí”.

Alguien puede cansarse, intuir de repente otro paisaje, y probar otros viajes.

Ese es mi trabajo. No lo había pensado así, casi como un agente de viajes, sin agencia turistica, sin caribes, sin temporadas altas ni bajas. Sólo trayectos de vida.

2 comentarios:

Jedimaster dijo...

Debo entender entonces que la vida es una trayectoria, de "A" a "B".... nada mas que nos mandan al viaje sin mapa ni brújula y, me atrevo a decir, un destino bastante incierto.

perorata dijo...

ud la camina, jedi