viernes, 2 de agosto de 2019

investigaciones anìmicas capítulo 1342: El relevo.


Cuca me regala un sueño. Me ha sentido medio enmudecida estos días, exhausta. Y como todo lo que pasa de un lado pasa en todos lados, estuvo trabajando anoche, mientras yo dormía mis diez horas reglamentarias al exhausto. 


Dice que me vio manejando un tractor por las calles de su pueblo. Ella justo salía de un atraco fallido: había ido a robar a punta de pistola a un negocio pero la encañonada era ella. Le terminan regalando unos aros rojos. Yo la saludo desde el tractor sin detenerme diciendo algo como: mucho trabajo, mucho trabajo.  

Ella encuentra la poesía que me hace de relevo. A confesión de pruebas, relevo de parte.

Un completo abandono/ un abandono que nos permita confundirnos con lo abierto/ y extirpar la separaciones,/ la segregación y los números.
Abolir, por ejemplo, la palabra. / Que pensar sea nombrar, /que mirar sea hablar, / que tocar sea llamar.
Eliminar, por ejemplo, la compañía./ Que cualquier cosa sea todas las cosas,/ que una sombra sea  toda la sombra,/ que estar en algo sea estar en todo./ Y que no exista lo cerrado, lo que necesita flor paralela.
Y abolir, por ejemplo, el recuerdo./ Que todo esté ahí/ que todo sea simultáneo,/ que todo se realice en el ojo que mira.
Un abandono tan completo/ que lo abierto disuelva para siempre/ nuestro grotesco oficio/ de encuadernar la nada.

jueves, 20 de junio de 2019

forma estacional


Está tan oblicuo el sol 

alcanza tan poco

tarda tanto en secar

abrazar

desnudar al día

entrar a la casa.


Todas sus faenas demoradas

los montones de ropa

las manos sobre el libro

el cansancio de los rincones.


Tan pálido sol.

Hasta se lo puede mirar a los ojos

sin llorar.





sábado, 8 de junio de 2019

Altos estudios. Investigaciones anímicas 2

Dice que si falta mucho. Dice que dejar de querer queda muy lejos. Que parece que no se llega nunca. Entonces paramos a tomar sombra y comer un sanguche. 
No se nos ocurre nada salvo seguir juntando tierra y cansancio. Prendo un pucho y pienso que estamos bajo este cielo torvo, carente de guiños.  Que extrañamos la bulla de un mundo donde pasan cosas y que se vuelve ensordecedor cuando no pasa nada. 

Que a veces no se quiere dejar de querer. Porque querer hace compañía.

sábado, 18 de mayo de 2019

The Cucas: grupo de investigaciones anìmicas




Otro caso resuelto, es la forma que dimos en llamar a un tipo de investigación afectiva –mapeo situado- que sucede siempre que algo suceda. La angustia en algún momento cede y condesciende al conocimiento. Se deja enseñar por las cosas que pasan. Esos días es un hervidero de mensajes, audios. Se establece -sin que nadie lo organice- una suerte de guardia, de disposición, de concernimiento hacia esa fragilidad. Pero no es que queremos estar cerca porque somos buenas amigas y bancamos todo. Queremos estar cerca porque somos amigas de lo que pasa allí. Porque cada crisis nos crece hacia lugares insospechados. Son dìas de gran actividad celular, micro revueltas. Nos calentamos las manos en ese mapa de calor. Cuidamos el fuego.


Choque de mundos, es una investigación recientemente lanzada que sigue los trayectos posteriores a la crisis, las traducciones sensibles que surgen luego del marasmo. La evidencia de que sólo nos queda actuar como asaltantes de bancos anímicos. Que los afectos están tan concentrados que amenazan la orientación vital. Que están hipotecando las reservas mundiales de ganas de vivir. Lo único que nos queda hacer es deformarnos. Perder todas las formas que nos asignan. Deformarse es infinito y muy entretenido. De deformarse no se acaba nunca. 
Estamos re instaladas. No nos queremos mudar a ninguna otra vida que no sea nuestra, y de nadie a la vez. Una vida cualquiera, pero muy específica en sus formas de perseverar. Ah, y queremos a otres dentro de esa vida. Porque si no hay amor que no haya nada.