sábado, 17 de septiembre de 2011

ubicuidad







El buscaba su centro, eso que llaman corazón. Ella tuvo que advertirle que apenas era un sistema inconjunto de túneles y recámaras que conectan a más túneles y recámaras.

2 comentarios:

Andrea Guiu dijo...

¡Ay, de Teseo! Me encantó. Abrazo.

perorata dijo...

jajajja... si! y al final no hay minotauro, sólo laberinto