martes, 30 de agosto de 2011

alta fidelidad



En esos informes pelotudos, tipo "ciencia al día" demostraban que la infidelidad masculina tiene una causa genética. Inmediatamente recurrí a mi investigadora de confianza, la Dra. Kaiten, hablando de la fidelidad femenina:




Tengo una poderosa tendencia a la monogamia que me hace parecer una mujercita normal, aunque no sé cuáles sean los motivos normales de la monogamia. Mis razones, más que emocionales o morales, son mecánicas. Es como andar en bicicleta. A cada cambio de bicicleta se pierde ritmo, velocidad, precisión.

Intenté explicarle esto a un novio que tenía, pero él, curiosamente, lejos de interpretar que tenía mi fidelidad asegurada entendió que cualquier hombre me daba mismo. Me dijo puta y me dio una patada en el traste.

Está dicho. A la mejor bicicleta se le puede pedir ritmo, velocidad y precisión. ¿Por qué me empecino en darle conversación? (http://doctorakaiten.blogspot.com/)



Creo, doc, que el mundo no está preparado para escuchar algunas verdades. Por eso a pesar que ud ostentaba un doctorado en algo, nunca conseguimos hacer pasar estas investigaciones por el CONICET









1 comentario:

Jedimaster dijo...

La fidelidad es un fenómeno de comportamiento anormal. De todas las criaturas del planeta la única que le da importancia a la fidelidad es los seres humanos, principalmente las mujeres. Yo, ecologista declarado trato de entender la diferencia haciendo experimentos (una por aquí, una por allá). Hasta ahora no hay resultados publicables.