jueves, 17 de febrero de 2011

revelaciones


Un relevamiento casero permitió determinar, sobre un estudio de x casos, que los hombres gustan sentir que la mujer es un abismo en el que caen. Quizá la expresión "to fall in love" recoge algo de esa tradición. La mujeres, que tienen cierta ductilidad para devenir distintas cosas (deleuze decía: una mujer puede devenir animal, un hombre, con suerte, puede devenir mujer) a veces devienen abismo y acantilado con tal de no decepcionar.

Una mujer-abismo entrevistada, declara, desde la fosa abisal de Puerto Rico, océano Atlántico, a 9.200 mts de profundidad: "chico, acá está todo muy oscuro, me silban los oidos de tanta presión, los machos son todos unos invertebrados gelatinosos, me pego unos emboles bárbaros".

Seguiremos informando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si hay traslación, entonces el hombre puede devenir animal al devenir mujer.
¿Habrá? (Creo haberlo sentido, no sé si era el abismo animal mujerombremujer..., u ombremujerombre)

Rimbombante

perorata dijo...

ah, ah, ah... qué temita. Si hay traslación ya es otra cosa. Pongo a mi equipo a investigar en eso, Rimbombante.
Pero más aún me interesa su 2° hipótesis: el abismo es algo que se crea entre dos... no está ni en uno ni en otro.
¡¡¡¡¡¡Alguien que rescate a la portorriqueña!!!