sábado, 17 de junio de 2017

vidas ejemplares



La momia es más fuerte que el acero.

Es torpe, pero fuerte.

Se sabe que vive porque cuando resopla se mueve la venda que le cubre la boca.



Una vez momificamos a mi hermano mayor con las vendas que usaba madre para las varices. Así fue a una fiesta de disfraces.


La momia compensa su torpe motilidad con una tenaza de dedos que es su arma infalible.

La momia no siempre gana.

Duerme en un sarcófago y sólo sale para las peleas.

No se sabe qué come una momia.

Quizá fuera de las peleas sólo duerme.


Inventarle una vida a la momia.

No hay comentarios: