martes, 23 de octubre de 2012

Amo se busca




Me encontré prolijamente detenida en una esquina, sin tocar la senda peatonal, en la intersección de dos calles vacías, esperando que un semáforo inexistente me diera la luz de paso.
El clásico trance hipnótico. Me quedé buscando desorientada de dónde había venido la orden. Me di vuelta, miré a los costados, pero nada.
Aprovechando el intervalo frente a la nada un perro callejero cruza por la senda peatonal a paso cancino.
Espero a que pase, pongo primera y arranco. 
Ante ciertos rituales de obediencia extrema no queda sino buscar un Amo que nos disimule un poco la desorientación. Aunque sea por un rato. Después de un rato, se arranca de nuevo. Siempre se arranca. 

2 comentarios:

la novia del átomo dijo...

pasajera en trance. soy la novia del átomo.

perorata dijo...

proyecto novias de América. Segunda temporada.