martes, 7 de junio de 2011

oh que será, que será...



Estuve ordenando unas fotos de mi viaje a San Salvador de Bahía. Allá los dioses hablan por doquier. En cada piedra que uno tropieza hay algún orixá atento al tropiezo. Me pareció bien, gente muy acompañada.



Pensé en la soledad de estas latitudes, donde los dioses ya no le dicen nada a uno, donde los mensajes en las botellas se estrellan contra restos de algún naufragio, y siguen boyando rumbo al desarmadero cósmico.

Quién mira esas composiciones de desencuentro, pensé.



2 comentarios:

Jedimaster dijo...

Si los dioses no le hablan es poque anda usted de pecadora.

perorata dijo...

fijesé que tiene sentido. Ultimamente recibo blasfemias u obscenidades..