jueves, 7 de abril de 2011

SIGNOS


Es un tema sabido que todos necesitamos signos. Hambre de signos. Y que en general vivimos para la mierda porque no dejamos de reclamarnos, unos a otros, signos. "Dime que me amas" "oh, no me amas" ¿Porqué me miras así? Que es lo que te he hecho? "Pareces de mal humor"....Pero no....sí, sí, pareces de mal humor, ...no, te lo juro....¿no te he dado una señal? sí, tu me diste, ¿ah, te dí una señal?" .

"Aprendemos bastante rápido que nuestros propios signos están siempre por recomenzar, entonces querríamos un signo que nos reasegure. Nadie en el mundo podría darnos ese signo, salvo su creador"... entonces....nos volvemos pequeños salvajes supersticiosos: "Dios, dame una señal". Je.


Va mi ejemplo. El revoleo de ojos es un signo inequívoco de una sola cosa: en mi caso, de que estoy siendo, al menos, una madre. Dias pasados comentaba no sé a quién que en verdad la pasábamos bien con mi hijo, y que eso me hacía dudar sobre si estaba siendo una buena madre, una madre, o qué.

Finalmente, durante el desayuno mi retoño me lo confirma frente a una pregunta a TODAS luces desubicada de mi parte: por respuesta, silencio, y revoleo de ojos.

Gracias, hijo. Me estaba haciendo falta.


Fuentes consultadas:

* La vida misma

*"En medio de Spinoza". G. Deleuze

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Niña:
Yo conozco de otros revoloteos de ojos. Recuerdo que había una vez un ojo más escurridizo que otro. ¿Te acordas? Era como si pudiesen, al menos por unos segundos, distanciarse uno del otro y ser, al fin, autónomos. Yo no he visto cosa parecida por estas latitudes. ¡Eran los dos ojos del mismo cuerpo! De cuerpo de nereida.
Lo que más me llama la atención, y me interesa mucho, es cómo en un cuerpo pueden haber dos. Clara respuesta eran aquellos ojos a la pregunta del dos-en-el-uno. Ahora queda claro aquello de la Potencia: aparece ahí en el entre.

Mike; antes de los dieciocho meses.

perorata dijo...

una bella descripción del estrabismo...
sobre el resto, dicen que a partir del placer de una buena conversación, los cuerpos se van acomodando solos. Habladurías.

Anónimo dijo...

Por curiosidad: ¿nos juntamos hoy después de las 16hs? Si te pinta envíame un mensajito.

Un Beso.

Mike.

perorata dijo...

ejem, ejem... no se si mi ama me dará permiso para dar una vuelta a la plaza. Dice que me lleno de garrapatas, que hay perros pendencieros, y que no encuentra la correa de paseo. Aparte, que estas no son formas ni mediums para hacer una cita. Dice que utilice los habituales: correo argentino, pasacalles, Crónica TV. (Y por favor, no le haga acordar que perdió su libreta telefonica cuando le mastiqué el celular hace unos meses...es que estaba sonando y quería atenderlo!)