martes, 19 de abril de 2011

Pura Piratería: sobre amores y duelos, mordidas y contrabandos



Hace tiempo recibí una diatriba amorosa que me dejó pensando. La carta terminaba en un tono muy ofuscado, preguntando ¿qué querés inventar? Sin acertar respuesta alguna frente a tamaña pregunta, (y creyendo como creo que si un invento sucede, siempre es en el marco de relaciones, por lo que hubiera sido más apropiado preguntar ¿cómo fue que pasó?) la diatriba quedó rebotando en algún lado de mi hueca cabeza. Estos rebotes fueron un toc toc a la puerta de mi actividad teorizadora. Recordé cómo empezaron mis primeros traspiés con La Academia. Soy una personita lectora, estudiosa, y el Patrimonio de Lecturas Académicas rápidamente se agotó para mí como fuente de interés. De modo que seguí leyendo, y escribiendo, tratando como muchos de poner a resguardo de ese Patrimonio Voraz lo mejor que encontramos. Pero al mismo tiempo me empezó a inquietar ser parte de tamaña estafa. Finalmente, como decía Freud, ¿lo mejor que encontramos no podemos contárselo a los amigos? De modo que empecé un lento trabajo de contrabando, una suerte de escritura mixta. En Congresos y Jornadas probé contrabandeando unas citas de la Dra, quien a pesar de ostentar un Doctorado en algo, apareció citada como Dra. Kaiten. En otros casos, me autocitaba con otro nombre. Hicimos incluso una intervención en un foro científico, ella se presentaba como Lola Kurosawa y yo era su presentadora. Nos divertíamos y aprendíamos bastante, y el resto también.


Alguno dirá ¿y para qué? Por pura piratería, puro contrabando, puro gusto, puros inventos. Quizá logramos así resistir un tiempo las capturas, y los amores garroneros.



Como saben estoy preparando mi taller, sobre los amores y los duelos, de modo que acá van otras Letras de Contrabando, parte de una Correspondencia Amorosa de Resistencia que la Dra sostenía con sus amigos y sus lectores, bibliografía obligatoria de ahora en más. (La Academia es un Amor Cuzco, Dra.)


Cuzcos
"La idea de los amores perros ya ha sido desarrollada. Sin embargo me parece que faltan menciones de los amores cuzcos. No son la misma cosa. En verdad son tan poca cosa que no alcanzan para una película, ni siquiera argentina. Pero son un peligro público. Las autoridades sanitarias deberían advertirnos. Porque hay mucha, demasidad gente con alma de cuzco. Y esa gente quiere a otra gente. No quieren como perros, sino según el método particular del perro petiso y garronero. Quieren a alguien, clavan los dientes en la parte que más quieren de ese alguien, y ya no sueltan. Jamás sueltan el trozo que han aferrado, ni siquiera para cambiarlo por uno mejor. Hay que andar con mucho cuidado cuando un cuzco quiere algo de uno. Más vale prevenir, porque los descenlaces posibles de un amor garronero son nada más que tres. Tres pestes universales.



1°) El descenlace matrimonial: Uno puede avenirse estoicamente a compartir con el cuzco esa parte de uno que él quiere y a la gratificación de ser, al fin y al cabo, querido. Una vida decente y dolorosa le espera, casi prometeica, con dos hileras de dientes incrustados en la carne y tironeando sin cesar.



2°) El descenlace sacrificial: Desprender al cuzco junto con el pedazo que lleva en su boca. Esta es una liberación dolorosa pero justa. Después de todo, alguien que quiere algo de uno con tanto empeño, merece que se lo den. El cuzco agredecerá moviendo la cola satisfecho. El trozo de carne se disolverá en su paladar. Y volverá por más. Volverá mientras quede un centímetro de hueso por roer.



3°) El descenlace criminal: Partirle el cráneo con una llave inglesa y seguir golpeando hasta que las mandíbulas se aflojen. Esta solución parece la mejor, al menos uno sale entero. No habrá perdido nada. Aunque, con el tiempo, uno llegará a preguntarse qué clase de miserable es capaz de matar al perro que lo ha querido. Porque el que se queda con todo siempre es un ser despreciable."



4 comentarios:

Jedimaster dijo...

Estoy de acuerdo en el desenlace criminal...porque el divorcio es pecado.

perorata dijo...

Si! Los amores cuzcos suelen tener muchos puntos de contacto con la religión...que el hombre no separe lo que dios ha unido...

Anónimo dijo...

...ni tanta religión, ni tanta trinidad de posibilidades... un cuarto desenlace que vendría siendo el primero en este caso, es quedarse pensando y transformar eso en escritura alegre y bandida.
Me encanto!

perorata dijo...

me gustó lo de escritura bandida, anónimo. Cómo hacer el des-enlace es el tema. Es una operación de precisión, no se pude hacer a las apuradas. Sino, se corre el riesgo de ajustar más el nudo