viernes, 11 de marzo de 2011

Volviendo al Pelourihno


Mientras se cocina mi seminario sobre "Doña Flor y sus dos maridos" pruebo alguna de las recetas que nos dicta Doña Flor. Siempre es bueno saber qué servir a los dioses .... -sobre todo, si saben lo que quieren.

"Todos los jueves Xangó come amalá y los dias de obligación come tortuga o carnero (ajapá o agutan). Ewá, orixá de la fuentes, tiene rechazo por la cachaza y la gallina. Iyá Massê come gallina de angola. Para Ogum guarden el carnero y el akikó que es gallo en lengua de terrero.(...) A la guerrera que no teme a la muerte ni a los eguns, a Yansá, no le ofrezcan zapallo, ella como aracajé. (...) El santo de Vadinho era Exú (...) el ángel caído, el rebelde que enfrentó la ley y se vistió de fuego. Comida de Exú es todo cuanto la boca prueba y come, pero bebida es una sola, cachaza pura. En las encrucijadas Exú aguarda sentado sobre la noche para tomar el camino más difícil, el más estrecho y complicado, el mal camino según el decir general, pues Exú sólo quiere saber de travesuras. (J. Amado, Doña Flor y sus dos maridos)

2 comentarios:

Luces en la sombra dijo...

Qué bebida noble la cachaςa. A veces los caminos estrechos y complicados llegan a ser atajos. Si haces una “noche Vadinho” con degustaciones en honor a Exú, me prendo xD.
Gaby

perorata dijo...

excelente sitio Luces en las sombras! Ya nos juntaremos a contarnos las escrituras, degustaciones mediante,claro. (Tráigase un Exú, - o un ángel de la soledad: es una de mis favoritas)