lunes, 16 de agosto de 2010

asi me dijeran que los cerdos aprenden piruetas.... no voy a poner una escuela para cerdos


Yo no quisiera pecar de ingenua, pero a veces me falta imaginación. Me cuesta imaginar (y eso que soy fantasiosa) que un tipo pueda saltar así como así del patetismo a la gloria, con sólo activar dos o tres lugares comunes de esos que sobran. “Sí, viste, yo a la mina no le dí bola, pero vos tomala, todo bien”. Pienso y pienso cómo les es tan fácil. Sé que hay cosas que no tienen explicación, pero uno no deja de sorprenderse, y a veces dá para postearlo. Me imagino que esos tres segundos de gloria deben tener como correlato una vida miserable. Así me consuelo un poco. Luego pienso que los cerdos ni si quiera saben el significado de “vida miserable”, y me deprimo. Pero no, -y le contesto con esto a mi amiga optimista que cree que la gente puede mejorar-: no, nunca: no voy a poner una escuela para cerdos. Definitivamente.
(Doc: Ud. no me dejaría mentir, allá desde donde esté, es como digo, no? … la gente no mejora…)
El fuego a mis espaldas acaba de avivarse. Eso en código ultratumba sería un “si”. Gracias. Necesitaba contárselo y que se cagara de risa conmigo.

2 comentarios:

Santa Lucía dijo...

Sí Pero, la veo cerrando los ojitos con una sonrisita y sacudiendo la cabeza. Igual, cuidese mi Pero linda.. porque creo que también ella le diría que este manifiesto porcino que usté hace, lleva en el fondo una ilusión. Estese alerta se lo pido!!

perorata dijo...

ah, mi santa patrona...! mi espirítu docente me juega malas pasadas a veces, y me ilusiono con cada cosa... es cierto. Sin embargo esto sólo era una pequeña venganza. Si embargo tengo mi katana samurai bien afilada, por si las moscas, o por si los cerdos...je. Muy agradecida por la videncia!