viernes, 27 de junio de 2008

debut en la trastienda




Finalmente debuté...las circunstancias no siempre acompañan el valor de la gesta. Me dormí plácidamente en un cómodo sillón mientras miraba un espectáculo. Cada tanto, me despertaba y veía gente distinta sentada a mi lado. Reconozco que siempre sentí un poco de pánico a dormirme a la intemperie de la mirada de otros, como abandonarme en un espacio público y el que pase entre en mí sin preguntar. Como una casa abierta, abandonada, con paredes húmedas que respiran esperando ser okupada. Mis acompañantes de turno, una santa y una doctora, afirman que yo fui el espectáculo. No me atreví a preguntar qué clase de espectáculo fui. Ya saberme mirada mientras estoy fuera de mí me resultó suficientemente perturbador.
Como todo debut, supongo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones por su debut, donia Perorata, algunos de sus partenaires no fumamos después, pero eso no quita el placer enorme de cuando nos envuelve en sus palabras.
Casi un anio después y varios seguimos con ganas de mas... algo bueno habra hecho en nuestros corazones, no?

perorata dijo...

como para bajar los humos, con ese comentario que me deja, estimado anónimo!...ud es muy complaciente conmigo, así que trataré de ser complaciente con ud. Lo invito a comer un asado de achuras en mi casa (ud pone el corazón!)

perorata dijo...

como para bajar los humos, con ese comentario que me deja, estimado anónimo!...ud es muy complaciente conmigo, así que trataré de ser complaciente con ud. Lo invito a comer un asado de achuras en mi casa (ud pone el corazón!)